Ignacio Schiefelbein, creando Juegos de matemáticas para niños desde Valdivia

Conoce como Ignacio está creando juegos desde Valdivia para el mundo

Comparte en tus redes

Share on Facebook Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn Share on Google+ Email this to someone

Ignacio Schiefelbein tiene 38 años, nació en Santiago y es arquitecto de formación, pero no ejerce. Siempre le gustó la programación y dibujar, por eso comenzó a vender ilustraciones en 2004 para conocidos medios de comunicación impresos y textos escolares, lo cual lo mantuvo ocupado varios años hasta saber que iba a ser padre. Este nuevo escenario lo llevó a cambiar de plan y postular el 2009 a Becas Chile optando por un Magíster en Desarrollo de Tecnologías del Aprendizaje en la universidad de Stanford. Terminó su postgrado con un proyecto llamado Pizzaioli, un juego matemático para smartphones y ahí encontró una veta que siguió explorando. Actualmente vive en Valdivia junto a su familia y todo indica que se va quedar un buen tiempo.

Antes de volver a Chile, trabajó con dos compañeros en la App Motion Math, Ignacio hizo los dibujos y le fue bien. En noviembre de 2012 lanzó el juego Number Run, sobre matemática básica y operaciones sencillas. Este juego gustó tanto que lo piratearon 200.000 veces. No ganó mucho dinero a causa de las descargas hackeadas, pero esto le dio la razón: estaba haciendo las cosas bien.

Como en todo proceso creativo, Ignacio también pasó por una fase de experimentación y búsqueda. La primera aplicación que hizo se llamaba Ubícame y servía para encontrar estacionamiento, lo bajaron 2.000 personas en Chile hasta que la retiró del App Store; confiesa que prefiere desmarcarse de esa idea y seguir en la línea de la entretención con contenido.

A fines de 2013 lanzó Motion Math Pizza, app que ha vendido varias copias, recibiendo elogios de profesores de matemática en todo el mundo. Se trata de preparar pizzas y venderlas a un exigente público de animales, fervientes consumidores de pizza. Ha sido destacado en el portal de educación de iTunes Store y medios como el Washington Post, el USA Today y el New York Times lo recomendaron por la calidad de su contenido. .Si bien el queso no se derrite esta aplicación abre bastante el apetito y hace trabajar las neuronas.

Schiefelbein testea sus juegos con grupos de niños, porque son los públicos más honestos. Tal vez por eso, su última creación Motion Math Cupcakes, una fábrica de pastelillos que se producen frenéticamente y salen a la venta, es el preferido de los más chicos. Además, la propuesta estética de estos micro universos creados por el desarrollador lucen atractivos escenarios donde destaca una llamativa paleta de colores y una planificación urbana que ya quisiéramos en el mundo real. Así, los números danzan en un sinfín de colores, texturas y comida deliciosa, dentro de Smart Cities salidas de la imaginación de un inquieto dibujante, tan hipnóticas que dan ganas de lanzarse de cabeza al interior del teléfono.

Cuando le preguntamos ¿Por qué Valdivia? Dice que le tincó venirse porque quería cambiar de aire, en Santiago manejar de la casa hasta el colegio de sus hijos era una labor desgastante, además que Valdivia es más barato. Hace hincapié en decir que no le aburrió Santiago, pero quería probar otra cosa. “Mi trabajo tiene que ver con exportaciones y no quería dejar esas ganancias en Santiago para que siga creciendo esa ciudad que ya es bastante grande, por eso aposté por venir a Valdivia, además el agua es más rica y los árboles son hermosos”. –

Si quieres conocer más sobre le trabajo de Ignacio ingresa a su sitio web

 

Tag's:  

Últimos post

Post relacionados

Diseño por Estudio Brief